domingo, 20 de septiembre de 2015

Musaka ligera


La musaka es desde hace mucho tiempo uno de los platos estrella en casa cuando vienen invitados, hay algunos que incluso la recuerdan con deleite pasado un tiempo y a mi me rechifla, así que en esta ocasión me he decido por mostraros una versión ligera de la receta de musaka sui generi que mi madre me enseñó.

Ingredientes (6 personas):

  • Para las berenjenas asadas:
    • 2 berenjenas medianas.
    • Aceite de oliva (mejor en spray). 
    • Sal.
  • Para la bechamel fit:
    • 25 gr. de aceite de oliva.
    • 1 cebolla mediana.
    • 2 calabacines medianos.
    • 125 gr. de leche (yo puse de almendras).
    • Nuez moscada, pimienta negra y sal.
    • 2 quesitos desnatados o 2 tranchetes bajos en grasa (opcional).


Preparación:


1. Para asar las berenjenas: 

- Lavarlas y secarlas bien. 

- Una vez limpias, según guste eliminar toda la piel, sólo la mitad (pelarlas a tiras dejando la berenjena como a rayas longitudinales) o dejarla toda (yo la dejé toda, aunque la próxima vez que la haga quitaré la mitad). 

- Cortar en rodajas de 1 cm. aprox. 

- Hacer incisiones no muy profundas a ambos lados. 

- Colocar sobre una rejilla, escurridor o plato y espolvorear con sal para que exuden el amargor. 

- A la media hora aprox. lavarlas ligeramente y secar sobre papel absorbente. 

- (Paso opcional) Emborrizar por ambos lados con harina de almendra (almendra molida). 

- Colocar sobre una fuente de horno forrada con papel vegetal las rodajas de berenjena y rociarlas con aceite de oliva, mejor haciendo uso de un spray porque se extiende mejor y se usa menos cantidad. 

- Introducir al horno precalentado a 180º-200º (calor arriba y abajo), 25 minutos aprox. 

- Comprobar que están tiernas, sacar del horno y dejar templar.



2. Para la bechamel de calabacín:

- Pelar y picar la cebolla y los calabacines (no es necesario que los calabacines se piquen en trozos muy pequeños, como a rodajas gordas y luego por la mitad)

- Cubrir el fondo de una olla mediana con el aceite de oliva y calentar. 

- Cuando el aceite esté templado, introducir en la olla la cebolla y los calabacines y rehogar a fuego medio durante unos 7 minutos moviendo de vez en cuando.

- Incorporar la leche y los condimentos al gusto y dejar calentar a fuego medio durante 15-20 minutos, moviendo para que no se pegue.

- Pasado ese tiempo triturar y añadir los quesitos/tranchetes (opcional) y volver a triturar hasta que se obtenga una salsa homogénea. Rectificar de sabor (a mi me encanta la nuez moscada así que le pongo bastante)

- Si se desea una salsa más densa calentar a fuego medio para que se evapore parte del agua.

En Thermomix:
- Echar el aceite en el vaso y programar 3 min, Varoma, vel. 1.
- Añadir la cebolla y los calabacines pelados y picados y rehogar 7 min, Varoma, vel. 1.
- Incorporar la leche y los condimentos y programar 15 min, 100, vel. 1.

- Pasado este tiempo triturar durante 15 seg. Añadir los quesitos y volver a triturar 15 seg, vel. 5.

- Comprobar que ha quedado una salsa homogénea y de la densidad deseada. Si se quiere más espesa programar 10 minutos, 100, vel 1.



3. Para la salsa de tomate:

- Hacer la salsa de tomate tal y como se indica en la receta de los "Espaguetis" de calabacín con salsa boloñesa.

4. Montaje:




Sobre una fuente colocar 2 capas de berenjenas, napar primero con la salsa de tomate (también se puede poner tomate entre capa y capa de berenjena) y luego con la bechamel de calabacín. Espolvorear si se desea con un poco de queso rallado (yo sólo le puse a la mitad).




Antes de servir, gratinar al horno.

Esta receta está mucho más rica de un día para otro.

Espero que os guste, ¡a mi marido le encantó!. Es un acompañamiento perfecto para una carne o pescado a la plancha.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!